En Lisboa estuvimos solamente poco más de 24 horas como mostré en un post anterior.

Como teníamos poco tiempo buscamos algunas opciones cercanas al hotel donde parábamos.

Para el almuerzo nos fuimos al “Pingo Doce” que además de ser un supermercado muy conocido en Portugal cuenta con un excelente servicio para quien quiera comer bien sin los grandes lujos de un restaurante.

Realmente muy barato. Plato principal + bebida + postre rondaba aproximadamente los 5 euros.

Se debe servir uno mismo y los platos principales se piden a quienes están cocinando en ese mismo momento. Similar al sistema que se utiliza en los Subway.

Había que comer algo ligerito para seguir recorriendo, siempre voy por lo simple 🙂

img00558-20160305-1306

Para la cena nos fuimos al restaurante Os Campos que también estaba cerca de nuestro hotel.

20140114_111227

Fuimos atendidos maravillosamente, muy buena onda la del mesero que nos tocó. Lamento no haber anotado su nombre.

20140129_111208

Este era mi plato! Desbordabaaa! 😍

img00559-20160305-2039

A diferencia de Pingo Doce este es más un restaurante de gama media pero tampoco te arrancan la cabeza.

Algún día voy a tener que volver a este coqueto restaurante.

Realmente en Lisboa se puede comer de manera excelente y muy barata 🙂

Hasta la próxima!

PD: Algunas de las fotos son de sus sitios oficiales, menos la del morfi que son propias 🙂