Saltar al contenido

La antigua clínica modelo atrae a los fanáticos del terror

La antigua clínica modelo atrae a los fanáticos del terror

Los Beelitz Heilstätten fueron una vez la clínica insignia de Alemania, en la actualidad son un imán para los cazadores de espectros y los entusiastas del auténtico crimen. Por el hecho de que hubo ciertos asesinatos espantosos cerca de los viejos sanatorios a las puertas de Berlín. ¿Qué ocurre con este sitio? ¿Qué sucedió verdaderamente, qué es ficción?  emprendido la busca de los sanatorios de Beelitz.

Cualquiera que entre en el Beelitz Heilstätten en Brandeburgo difícilmente piensa que se halla en un viejo centro de salud de exhibición. Las edificaciones se están estropeando, las paredes están cubiertas de graffiti, las ventanas están tapiadas o bien rotas. Gotea mediante los techos, de forma que, en el caso de tormenta, se forman charcos sucios en las habitaciones que alguna vez fueron espléndidas. Alguien untó un pentagrama en el área de entrada de la sala de urgencias, y el yeso se está derrumbando de las paredes: las inmensas habitaciones y corredores abandonados se ven, no se puede decir de otra forma, horripilantes. En verdad, acá han sucedido ciertas cosas espantosas anteriormente.

¿Prefieres oír este artículo que leerlo? Entonces te invitamos a el nuevo episodio de nuestro podcast “Tatort Reise”.

El inicio de los sanatorios

Mucho antes que Beelitz se apegara a la imagen de Schauer, los sanatorios eran una operación ejemplar en la que el Instituto Estatal de Seguros de Berlín operó una clínica de tuberculosis desde mil ochocientos noventa y ocho hasta mil novecientos treinta. Era la lucha contra una enfermedad asoladora que, debido eminentemente a las desastrosas condiciones higiénicas en las residencias de Berlín, se extendía poco a poco más y conminaba con salirse de control: solo en la última década del siglo XIX, una de cada 3 muertes se debía a la tuberculosis. Y de esta manera, durante los años, Beelitz Heilstätten se transformó en un moderno complejo clínico con hasta mil doscientos camas, sus lavaderos y sala de calderas, e inclusive había una casa de baños y la propia iglesia de la clínica.

Entonces reventó la Primera Guerra Mundial y los militares se apropiaron inapropiadamente de las instalaciones como un centro de salud para soldados heridos; diríase que más de doce y quinientos hombres fueron atendidos acá al final de la guerra, se ignora el número de fallecidos. Adolf Hitler asimismo fue tratado acá como un particular.

Los sanatorios se han usado de distintas formas a lo largo de las últimas décadas. Por servirnos de un ejemplo, las mercaderías se guardaban más tarde en este orificio en el suelo, que originalmente era un recipiente para enfriar tras los tratamientos térmicos.Foto: LIBRO DE VIAJES

El centro de salud militar más grande fuera de la Unión Soviética

En mil novecientos veinte, el número de peticiones de tratamiento era tan grande que solo se podían admitir mujeres y pequeños. Una sensación en ese instante fue una suerte de sistema de aire acondicionado que encauzaba aire fresco del bosque de manera directa a la habitación del centro de salud.

Mas ya se anunciaron tiempos más oscuros cuando el complejo fue declarado área militar limitada tras la Segunda Guerra Mundial y fue ocupado por el ejército soviético. En ese instante era el centro de salud militar ruso más grande fuera de la Unión Soviética. La guerra asimismo dejó asolagación a los sanatorios, con lo que la iglesia fue bombardeada y la casa de los viejos médicos quedó en ruinas (que, a propósito, prosigue de pie el día de hoy).

Vandalismo y decadencia de los sanatorios

La mayoría del lugar ha estado en barbecho desde mil novecientos noventa y cuatro, y las instalaciones se están deteriorando: los ladrones ya han arrancado tanto metal de las paredes clasificadas que las construcciones han quedado demacrados hasta quedar irreconocibles. Las fiestas ilegales se hacen una y otra vez, aparentemente asimismo sesiones de espiritismo y misas satánicas.

Los santuarios semejan opresivos y fúnebres en vista de su decadencia. Es prácticamente ineludible que ciertas personas piensen que escuchan algo horrible. Los visitantes notifican de pasos en los corredores, puertas que se abren como por arte de birlibirloque e inclusive de chillidos desde la edificación de operaciones. Estos temas son objeto de febriles debates en foros de discusión de Internet. Turistas fenomenales de toda Europa llegaron una vez a los terrenos de los sanatorios, e inclusive ha habido recorridos ilegales acá. Asimismo hubo vandalismo deliberado una y otra vez.

Las personas no autorizadas no pueden ingresar a las instalaciones, pero los llamados
Las personas no autorizadas no pueden ingresar a las instalaciones, mas los llamados “exploradores urbanos” prosiguen retornando para tomar fotografías del complejo clínico.Foto: LIBRO DE VIAJES

El primer asesinato en los sanatorios

Tan reales como el vandalismo son los 2 asesinatos que ocurrieron acá en los terrenos del Beelitz Heilstätten. El primero sucedió en mil novecientos noventa y uno por Beate S., quien se dio a conocer con los nombres de “Bestie von Beelitz” y “Rosa Riera”. Beate S. es transexual y cometió los hechos con su apellido de soltera Wolfgang S. A una edad temprana, S. desarrolló un fetiche por la lencería, que le birló a su madre. Después S. asimismo se masturba en lencería. Cuando los progenitores por último descubren el fetiche y bloquean el acceso al dormitorio de los progenitores, S. piensa en una opción alternativa y ahora busca ropa interior en los basureros. S. asimismo hace unos escondites en el bosque y emplea lencería rosa una y otra vez; esto en combinación con una altura de más de uno con noventa metros lleva al nombre de “gigante rosa”.

S. lleva una doble vida absoluta a lo largo de bastante tiempo. Acaba la escuela, empieza un aprendizaje, tiene pareja. A la edad de diecinueve años, se unió a la policía antidisturbios, lo que por último provocó un escándalo. Cuando S. festejó el centésimo aniversario de Adolf Hitler con sus colegas, fue despedido y su vida normal colapsó. 6 meses después violó y después mató a su primera víctima, una mujer de cincuenta y uno años a quien hirió en la urbe de Deetz en Brandeburgo. Prosiguieron 3 hechos más, en los que asimismo fueron asesinadas 2 mujeres, y en el tercer mes del año de mil novecientos noventa y uno S. cometió el peor acto, un doble homicidio, que asimismo provocó la mayor cobertura mediática, en el bosque alrededor del sanatorio de Beelitz.

El veintidos de marzo de mil novecientos noventa y uno, Tamara P., entonces de treinta y cuatro años, sale a pasear con su hijo de 3 meses. Es la esposa del médico jefe del centro de salud militar, que en ese instante se halla en Beelitz Heilstätten. Entonces P. dará este camino, mas S. viene hacia ella, y la asesina asfixiándola con un sostén y asimismo asesina salvajemente a su hijo. Prosiguieron 2 víctimas de asesinato más hasta el momento en que S. fue detenido en el verano de mil novecientos noventa y uno. Por estos asesinatos, hay 6 en suma, S. fue condenado en el mes de noviembre de mil novecientos noventa y dos a quince años de libertad en la calle. S. aún se halla en una situación de seguridad el día de hoy y ha expresado el deseo de no ser de nuevo liberado jamás más.

El segundo caso de asesinato

Prácticamente veinte años después hubo otro asesinato. En el verano de dos mil ocho, un fotógrafo apasionado de treinta y siete años llamado Michael F., que semeja tener debilidad por la fotografía obscura, y la mujer considerablemente más joven Anja P. Anja P. tiene veinte años, se hallaron en un motel en la entrada. a las instalaciones de Beelitz Heilstätten, viejo y modelo, y conoce a F. en Internet mientras que charla en los foros de discusión de Internet de Sado Maso.

En el trascurso de este encuentro, F. golpea a la modelo Anja P. en la cabeza con una sartén, entonces la asfixia y después se dispara sobre su cadáver. Si bien F. charló de relaciones íntimas consensuales en el tribunal, en el mes de agosto de dos mil nueve fue condenado a diez años de cárcel por “asesinato y perturbación de la paz de los fallecidos”. Puesto que el tribunal decretó que no era absolutamente responsable mentalmente y que existía el peligro de que volviese a aparecer, fue internado en un pabellón siquiátrico.

En mayo de dos mil diez, un hombre de veinticinco años se cayó del cuarto piso del Beelitz Heilstätten y murió. Apenas unos días después, un hombre de treinta y dos años fue recuperado gravemente herido tras caer en un pozo.

El Beelitz Heilstätten hoy

Mas por más inquietante que sea el pasado de Beelitz Heilstätten, la realidad ahora es por lo menos parcialmente diferente. Tras años de turismo de terror, Beelitz se compromete a borrar el sello de terror de los balnearios y darles una imagen más suave. Por servirnos de un ejemplo, el área se hizo alcanzable a los turistas mediante un camino en la copa de los árboles.

En 2015, se abrió el sendero de copas de los árboles En dos mil quince, se abrió el camino de copas de los árboles “Árbol y tiempo” en el viejo sanatorio pulmonar.Foto: CUADERNO DE VIAJES / Larissa Königs

Asimismo se empezó un esencial proyecto de construcción. Una vez que la compañía KW-Development ya hubiese incorporado el proyecto “Refugium Beelitz-Heilstätten”, ahora se edificará un distrito completo con cerca de doscientos cincuenta pisos en casas multifamiliares y cerca de cuatrocientos casas unifamiliares, adosadas y adosadas en múltiples Fases de construcción. Asimismo están previstos un centro médico, una cafetería y un súper.

Con este y todos los otros proyectos de construcción, la vida ha llegado al sitio una vez desierto. Mas, ¿van a poder los Beelitz-Heilstätten deshacerse por completo de su obscuro pasado? Los entusiastas de “Lost Places” aún hacen arreglos para visitar los sanatorios de noche. “Solo podemos indicar que los Beelitz Heilstätten han alterado. Y que entrar al lugar o bien las diferentes propiedades es ilegal ”, afirmó un portavoz del lugar. Cualquiera que realice un recorrido nocturno de temor debe aguardar una protesta. Las visitas guiadas por las instalaciones son una buena opción alternativa. Hoy día existen múltiples distribuidores, como la guía turística Irene Krause.

Y una nota más al final: cualquiera que haya visto la película “Heilstätten” de dos mil dieciocho y ahora desee visitar la localización se confunde en Beelitz Heilstätten. Por el hecho de que si bien la película trata sobre la localización, no se rodó acá, sino más bien en Grabowsee Heilstätten. Mas acá asimismo se ofrecen recorridos, por poner un ejemplo, con “Photo Tours Berlin”.