Saltar al contenido

Senderismo por las majestuosas montañas de Kackar en Turquía

Ayder, Turquía

Únase a mí para una aventura épica de trekking en las preciosas montañas Kackar en el este de Turquía, donde la naturaleza salvaje y los modos de vida ancestrales dejan recuerdos indelebles.

Empecé mi viaje por la montaña Kackar subiendo por un camino de tierra cara exuberantes colinas verdes desde la pequeña urbe turística de Ayder. Pasando algún desierto yayla al lado de un río crecido por la nieve recién fundida.

Yaylas son pequeños pueblos de montaña turcos habitados por pastores nómadas que traen ganado acá para pastar en los pastos altos en los meses de primavera y verano. Muchos fueron abandonados, ciertos mostraron signos de vida cuando los lugareños empezaron a retornar con sus animales.

En una de esas aldeas, llamada Yukari Kavrun, me sorprendió hallar un enorme toro enojado bloqueando la carretera. Con precaución reculé hasta el momento en que el animal que resoplaba decidió hostigar a un conjunto de vacas próximas mientras que los lugareños chillaban y lo perseguían con cuerdas.

La gente que vive en estos vales viene de todas y cada una partes. Sus ancestros ​​eran originarios de Armenia, Grecia, Georgia, Rusia e inclusive Uzbekistán. Se ganan la vida pastoreando vacas y ovejas; generando exquisito queso, iogur y la mejor miel del planeta.

Montañas Kackar Turquía
Pueblo de Yukari Kavrun
Montañas Kackar Turquía
Montañas Kackar Turquía
Camping en Turquía
Mi cobijo de urgencia para tormentas

Clima peligroso

Subiendo un camino empinado sobre el pueblo, me detuve escuetamente para comer en una colina rodeada de coloridas flores silvestres de color naranja, amarillo y púrpura. Una pared irregular de picos neviscados se levantaba delante mientras que proseguía caminando.

El tiempo cambia de forma rápida en las montañas Kackar. El cielo azul refulgente fue consumido por un mantón de nubes oscuras resonando con relámpagos y truenos. ¡Entonces vino el granizo!

Me vi obligado a retirarme a un val para hallar cobijo en el momento en que un rayo golpeó reiteradamente la cresta expuesta ante mí, edificando apuradamente un cobijo de urgencia con una tela para la lluvia y arrastrándome debajo justo cuando llegaba el peor tiempo.

¡GRIETA! ¡BOOOOOM! Fue el trueno más fuerte que he experimentado, prácticamente sacudiendo la montaña bajo mí. Pronto seguido por destellos cegadores de relámpagos. Me chifla el tiempo ido, mas esto dio bastante temor. Granizo caía de los cielos, más cerca de lo común acá a ocho mil pies.

Montañas Kackar Turquía
Camping en el campo
Lago Kackar Turquía
Lago alpino azul profundo
Montañas Kackar Turquía
Caminata por campos de nieve y pedregal

Lagos alpinos y camping fuera de pista

No obstante, el mal tiempo pasó prácticamente tan veloz como llegó. Salí de mi cobijo para empezar a pasear nuevamente, en pos de un sitio aceptable para campar. Parando para montar el campamento y preparar té caliente al lado de un estanque alpino de un azul profundo mientras que el sol se escondía bajo el horizonte.

¿Qué género de cobijo estaba empacando? ¡Una hamaca naturalmente! Mas a esta altura no hay árboles … solo rocas. No obstante, se sorprenderá de lo polivalente que puede ser una hamaca para campar. Un juego de nueces de escalada en roca, una bolsa de basura grande y una almohadilla de espuma transforman una hamaca en un saco vivac tradicional para dormir en el suelo.

La temperatura bajó y miré las estrellas en conjunto silencio a lo largo de un rato, tomando un tanto de aceite de oliva y haciendo flexiones para amontonar algo de calor anatómico ya antes de meterme en mi saco de dormir para pasar la noche.

La mañana siguiente fue fría y radiante. Me comí un tanto de pan, miel y una mezcla de frutos secos para el desayuno ya antes de retornar al camino.

Caminando cara un val por medio de la nieve cara otro lago de montaña. No obstante, la luz del sol no duró mucho, y las nubes oscuras pronto se movieron por un instante día, conminando con retrasarme de nuevo.

Montañas Kackar Dupeduzu
¿El mejor sitio para campar?
Kackar Village Turquía
Pueblo de montaña abandonado
Gente de las montañas Kackar
Mujeres locales haciendo un picnic

Valles verdes exuberantes

Me las arreglé para subir y cruzar el paso tras refugiarme bajo una roca a lo largo de una hora mientras que otra tormenta de granizo y relámpagos pasaba flotando. El camino acá está prácticamente totalmente escondo a la vista bajo una capa de nieve, que normalmente se sostiene hasta mediados de julio en las montañas Kackar.

Hubo ciertas secciones bastante difíciles donde la nieve era profunda, mas conseguí llegar al siguiente val tras más o menos seis horas de travesía, ¡y qué precioso sitio era! El área lleva por nombre Dupeduzu, un sitio popular para campar en estas montañas. Los campos de cegadora nieve blanca se convirtieron en una exuberante yerba verde cubierta de vibrantes flores silvestres.

¿La banda sonora de este paraíso? Corrientes ríos que descienden de las escarpadas montañas de arriba.

Tras campar por un tercer día en las montañas, bajé a altitudes más bajas para aprovisionarme de comida. Por suerte, existen muchas yaylas no lejísimos donde es posible adquirir suministros básicos como pan, queso, frutos secos, atún envasado, aceitunas y frijoles.

Debido a que aún era temprano en la época, ciertas aldeas están escasamente pobladas o bien totalmente descuidadas. Tardé unas horas en llegar a uno de los pueblos más grandes llamados Olgunlar. Tienen ciertas pequeñas casas de huéspedes acá, y temprano en la mañana dolmusch (taxi público) que lo va a sacar de las montañas por un camino de tierra.

Arroyos de montaña Turquía
Montañas Kackar Turquía
El derretimiento de la nieve de primavera nutre flores silvestres
Senderismo en las montañas Kackar
Hombre contra montaña

Desierto de la montaña Kackar

Una vez abastecido para otros dos días de travesía, salí de Olgunlar a pie para empezar a escalar cara mi objetivo final, un increíble lago de alta montaña llamado Deniz Golu, y quizá un intento de cima en exactamente el mismo Monte Kackar, en dependencia de las condiciones de la travesía.

En el camino hallé más riachuelos para cruzar, pastores musulmanes locales que llevaban a sus ovejas y ganado a los pastos de pasto más frescos y muchas mariposas. Exactamente la misma razón por la que esta área genera la mejor miel es asimismo la razón por la cual hay tantas especies de mariposas alrededor …

¡Las montañas Kackar tienen una increíble cantidad de diversidad tratándose de flores silvestres!

Lancé mi hamaca / vivac al lado de una enorme roca en el área de campamento de Dilberduzu, donde realmente hay una letrina debido a la enorme cantidad de excursionistas locales que pasan por aventuras de montañismo de verano. Por último me hallé con otros excursionistas acá asimismo.

En la mañana de mi cuarto día me levanté con el sol para subir lo más alto que pude a las montañas Kackar. No me tomó bastante tiempo llegar a la nieve, y la mayoría de mi travesía la pasé allá. No estaba totalmente pertrechado para pasear en estas condiciones, estaba empleando pequeñas bolsas de basura para forrar el interior de mis zapatos, una suerte de GoreTex de los pobres.

Mientras que su calzado se empapa por fuera, sus pies continúan bastante secos. La mayoría de la nieve estaba bien compactada en este punto de todos modos, con lo que solo me hundí hasta los tobillos.

Montañas Kackar Turquía
Paisaje de las montañas Kackar
Trekking a las montañas Kackar
Trekking a once con cero pies
Montañas Kackar Turquía
¡Montaremos en trineo!

Aventura extrema en trineo

Los efectos de la travesía de altura a diez con cero pies pasaban factura: recobrar el aliento era un tanto más bastante difícil y me frenaba. Mas tras más o menos dos-tres horas de escalar por las rocas, llegué al lago Deniz Golu, ¡que desafortunadamente aún estaba congelado!

Lástima, puesto que había visto fotografías del lago previamente, y es de un increíble tono de azul.

Anduve más hasta once con cero pies en pos de un punto de vista alto para apresar fotografías del increíble paisaje que me rodeaba. El propio monte Kackar estaba cubierto por una gruesa capa de nubes y bruma, y sin un indicio distinguible en la nieve, no era seguro para mí seguir por mi cuenta. En especial sin el equipo conveniente.

Cuando tuve las tomas que buscaba, llegó el instante de bajar por estas montañas y retornar a la civilización. ¿Cuál es la manera más veloz de descender por una montaña nevada? ¡Trineo extremo, naturalmente!

Mientras que salía de Kackar Mountins, descubrí a un conjunto de mujeres locales preparando un picnic en el césped al lado de una yayla descuidada. Me hicieron señales y también insistieron en que me uniera a ellos. La sabrosa comida casera y el té caliente hirviendo era justo lo que precisaba tras cuatro días en el desierto …

Nuestra barrera del idioma era alta, solo sabíamos unas cinco palabras en la lengua materna de cada uno de ellos. Mas con muchas sonrisas y ademanes con las manos, tuvimos una charla incómoda mas entretenida. Les di las gracias y paseé hasta Olgunlar, me registré en una casa de huéspedes y tomé un taxi temprano por la mañana.