Saltar al contenido

Visitando Dunhuang y Jiayuguan: cuevas de Mogao, extremo occidental de la Gran Muralla China y paseo en camello

La parte nordoeste de China es una zona que requiere un tanto más de esmero para acceder, mas lo recompensa con una experiencia aventurera que es exclusiva de esta una parte del país. Lo que hallas en las urbes de Dunhuang y Jiayuguan en Provincia de Gansu son exclusivos de sus localizaciones a lo largo del Ruta de la Seda, la senda comercial más vieja del planeta que atraviesa el norte de China y conecta Asia Central y Europa.

Históricamente, Dunhuang fue la última urbe antes que los viajantes partiesen cara el amplio Gobi desierto y el primer oasis al regresar a entrar en China. La Cuevas de la cueva de Mogao son un resultado sorprendente de estos viajes. Las extrañas grutas ocultas enrevesadamente talladas en la ladera de la montaña se han preservado a fin de que los visitantes las vean con sus ojos.

 

Cuevas de Mogao

 

Dado que Dunhuang se halla en el borde del desierto de Gobi, puede probar lo que debe haber sido emprender el largo viaje en una parte de la Senda de la Seda con una travesía en camello por las impresionantes dunas de arena al atardecer.

Si visita Dunhuang, tiene sentido trabajar en una visita de ida y vuelta a Jiayuguan, una urbe que se halla a trescientos ochenta y seis quilómetros al este. Allá, puede visitar el espléndido paso de Jiayuguan, que incluye un complejo de fuertes, un mirador y el extremo occidental del Gran Muralla. Con menos turistas en la zona, esta sección del muro no tiene las masas de visitantes como otras secciones que están abiertas al público en China.

La integración de las dos urbes en una visita maximiza sus experiencias en el nordoeste de China. Esta es una zona que está en la lista de deseos aun de muchos chinos. Un día en todos y cada urbe le da tiempo preciso para viajar entre ellas y gozar de los lugares más señalados a un ritmo pausado.

Grutas de Mogao

Cuevas de Mogao

Una de las mejores cosas que hacer en Dunhuang es visitar las grutas de Mogao. Dunhuang se halla en el cruce de la senda comercial de la Senda de la Seda en el borde del desierto de Gobi. Las grutas de Mogao tienen un significado religioso, histórico y cultural en China. Sirvieron como lugares de meditación para los frailes budistas y lugares de culto para las personas que se dirigían al desierto y rezaban por un viaje seguro y para los que retornaban para dar gracias por subsistir.

Esto UNESCO lugar de Patrimonio Mundial conserva cuatrocientos noventa y dos grutas que fueron talladas desde el trescientos sesenta y seis d.C. y que todavía cobijan miles y miles de años de arte y esculturas budistas. Las grutas cambian en tamaño, desde pequeños guardarropas con reliquias y pinturas en las paredes de piedra hasta la “Gruta noventa y seis” de 9 pisos, que es la más sobresaliente del lugar. La impresionante escultura de Buda en el interior mide treinta y cinco metros de altura y está rodeada de complicadas pinturas.

Para asistir a conservar las grutas, solo se dejan seis mil visitantes al día. Es una visita guiada y cada conjunto tiene acceso a más o menos 8 grutas. Las grutas que están abiertas al público rotan todos los años. Debido al acceso limitado a esta atracción, va a deber planear con anticipación y adquirir billetes ya antes de su visita. No se dejan fotografías en las grutas, mas los libros que especifican muchas de ellas están libres en la tienda de regalos. Es recomendable llevar una pequeña linterna en su recorrido, puesto que las grutas están oscuras por la parte interior.

Caminatas en camello

Caminatas en camello por las dunas de arena

Caminatas en camello por las dunas de arena

Una de las experiencias más recordables en Dunhuang es hacer una travesía en camello al atardecer en el Dunas de arena de Mingsha. Día tras día, dueños privados traen camellos a las dunas y después los llevan a casa de noche. En temporada alta, puede ver más de uno con cero camellos descansando o bien caminando por las dunas con los visitantes. Su travesía guiada lo va a llevar durante las dunas a fin de que tenga una idea de de qué manera era para las personas que efectuaban la larga travesía por el desierto de Gobi.

Paseos en camello y gente jugando en las dunas.

Durante una parte de su travesía, su camello va a descansar y tiene la opción de abonar el equivalente a unos pocos dólares estadounidenses para probar el trineo de dunas. Los lugareños llaman a esto patinaje sobre yerba. Aunque no hay césped, y es trineo, no patinaje, no permitas que la interpretación te desaliente. Mientras que subes trescientos escaleras de madera cubiertas de arena hasta la cima de una duna de arena, consigues la mejor vista panorámica de la zona. Los trineos de dunas son pequeños cajones de madera en los que subes hasta el fondo ya antes de pasear de regreso a tu camello.

Estás en el desierto; con lo que no subestime la necesidad de linimento labial, lentes de sol, protector solar y una bufanda o bien una polaina para cubrir su semblante y resguardarlo del viento y la arena.

Gran Muralla en Paso de Jiayuguan

Gran Muralla en Paso de Jiayuguan

Si fundamenta su visita en Dunhuang, merece la pena hacer un viaje nocturno a Jiayuguan, que se halla más o menos a 4 horas en vehículo. El paso de Jiayuguan se halla en la urbe de Jiayuguan, en el extremo occidental de la Gran Muralla de la Dinastía Ming, en el nordoeste de la provincia de Gansu. Una visita de un día al área debe empezar en el paso de Jiayuguan, consistente en un fuerte de defensa militar y la Gran Muralla de Jiayuguan. El extenso complejo se edificó a lo largo de un periodo de ciento sesenta y ocho años, empezando en mil trescientos setenta y dos. La estructura era esencial para las comunicaciones y la estrategia militar y para resguardar a China de los invasores mongoles.

 

Gran Muralla en el paso de Jiayuguan

Gran Muralla en el paso de Jiayuguan

 

Necesitará múltiples horas para pasear por medio de las distintas secciones del fuerte que incluyen el centro de la urbe, la urbe exterior, las torres de vigilancia y otros edificios. Asegúrese de pasar tiempo en el nivel superior del fuerte para gozar de la vista más panorámica. Mientras que anda cara la entrada del fuerte, hallará ciertos vendedores que venden abrigos, bufandas y piedras pintadas de fabricación local. Si ve algo que le agrada, cómprelo, puesto que no hallará estos artículos de repercusión local en otras unas partes de China.

Cuando salga del fuerte, diríjase 4 millas al nordoeste hasta la Gran Muralla Sobresaliente. La sección de muro de setecientos pies construida en la dinastía Ming (mil trescientos sesenta y ocho-mil seiscientos cuarenta y cuatro) es la única sección que queda en esta área y una de las secciones del muro menos pobladas que puede visitar. Hay menos turistas en esta área, con lo que en contraste a la frecuentada Gran Muralla de Badaling en Pekín, probablemente sus fotografías tengan pocos visitantes más.