Saltar al contenido

9 excursiones de un día mejor valoradas desde Buenos Aires

Hay tanto que ver y hacer en la activa capital de Argentina que es bastante difícil separarse. Mas no debe parar de ver el campo circundante.Al alcance de un día, puede visitar los cautivadores pueblos viejos donde aún se practica la artesanía local, pasar un día en un animado balneario, conocer a los gauchos y observar sus espléndidas habilidades de equitación en una estancia en la pampa, o bien aprender a jugar al polo. Aun puede llegar a una de las maravillas naturales más grandes del planeta, las Cataratas del Iguazú, en un día.Añada otro país con una visita a un cautivador casco viejo de Uruguay, del otro lado del ancho Río de la Plata. O bien pase un día cerca de la urbe en un viaje en navío por los serpenteantes riachuelos del Delta del Tigre.Pronto va a ver que no todas y cada una de las atracciones turísticas están en la escandalosa Buenos Aires. Utilice esta práctica lista para localizar los mejores lugares para visitar y cosas que hacer cerca de la ciudad de Buenos Aires.

1. Cataratas del Iguazú

Cataratas del Iguazú
Cataratas del Iguazú
Si bien es un día largo, es posible visitar la primordial atracción turística de Argentina, las Cataratas del Iguazú, en una excursión de un día desde Buenos Aires. La serie de cataratas atronadores se hallan durante la frontera de Argentina con Brasil, con los parques en los dos lados declarados como un UNESCO lugar de Patrimonio Mundial.Para tener la mejor experiencia, tome el vuelo más temprano posible desde la urbe, lo más cerca posible de las siete am, para llegar a tiempo para el primer tren a las cataratas.Aunque puede hacer esto por su cuenta, para un viaje de un día es útil contratar a un guía privado que pueda aguardarlo en el aeropuerto, a quince minutos en vehículo del parque, y guiarlo mediante los caminos para poder ver las cataratas. en la senda más eficaz.Asegúrese de emplear un sombrero y zapatos cómodos y resistentes, y lleve mucha agua, como protector solar y sprays para insectos.

2. Delta del Tigre

Delta del Tigre
Delta del Tigre
Ya antes de entrar al mar, el río Tigre se rompe en una confusión de pequeños riachuelos que apartan cientos y cientos de pequeñas islas. Los más grandes tienen pueblos pequeños y son populares para las casas de veraneo de la gente de la urbe, que viaja de un lado a otro en las muy elegantes lanchas a motor que sirven como sistema de buses del delta.Conducir mediante estos canales bordeados por altas yerbas de la pampa y detenerse en pequeños pueblos o bien en restaurants al lado del río es una de las actividades preferidas para hacer los fines de semana. O bien puede efectuar una visita guiada para visitar esta preciosa zona.Detente en Martín García, una de las islas más grandes, para admirar las edificaciones centenarios y las preciosas casas de verano y visitar el museo local. Otras actividades preferidas en el delta son nadar, caminar en kayak, montar a caballo, pescar y explorar los abundantes caminos para pasear.El pescado local es una especialidad de los restaurants, del mismo modo que las tradicionales carnes a la brasa. Cuando haya terminado el almuerzo o bien la cena y haya paseado por los jardines, su camarero le señalará el próximo navío que pasa para su viaje de regreso a Buenos Aires.

3. San Antonio de Areco

San Antonio de Areco
San Antonio de Areco | Tjeerd Wiersma / fotografía modificada
A solo ciento diez quilómetros de la ciudad de Buenos Aires, el pueblo de San Antonio de Areco se halla en el corazón de la pampa, la vasta pradera que es el hogar de Estancias ganaderas argentinas (o bien estancias) y los conocidos gauchos que las cuidan.La localidad data de mil setecientos treinta, si bien el asentamiento se comenzó un siglo ya antes. Aún tiene el aire de una urbe ganadera, singularmente a lo largo de la Festival gaucho de noviembre, cuando se llena de gauchos en sus caballos criollos, una raza local famosa por su inteligencia.En frente de un extenso parque sombreado en el centro histórico se halla la iglesia de San Antonio de Padua, que data de mil ochocientos sesenta y nueve. A su alrededor hay calles de arquitectura original esmeradamente preservada.Más que 100 artesanos trabaje acá, sosteniendo vivas las tradiciones de la platería, la porcelana, el trabajo con cuerdas, la artesanía en cuero, la carpintería y el tejido a mano. Este es el sitio para visitar para adquirir ponchos hechos a mano, hebillas de plata, cinturones de cuero y tallas de madera.Múltiples estancias (ranchos) locales dan la bienvenida a los visitantes para montar a caballo, ver demostraciones de equitación gaucha, o bien disfrute de una comida de Asado tradicional: costillas de res asadas en un asador. Puede aprender más sobre la historia y las tradiciones locales en el Museo Gauchesco Ricardo Güiraldes.

Sitio oficial: www.caminopampa.com

4. Un día con gauchos en una estancia

Un día con gauchos en una estancia
Un día con gauchos en una estancia
Para zambullirse verdaderamente en la cultura tradicional gaucha, pase un día con ellos en una estancia en la pampa. Puede reparar esto de forma directa con ciertas estancias o bien puede anotarse en un tour que incluye transporte desde la urbe.Los recorridos de día completo por norma general incluyen una pluralidad de actividades en el rancho, que pueden incluir montar a caballo o bien un recorrido por el rancho en un carro tirado por caballos o bien carro. Va a haber demostraciones de las habilidades de los gauchos, como pastoreo de ganado, carreras y juegos tradicionales de los gauchos a caballo.Ciertos incluyen espectáculos de música folclórica tradicional y bailes de tango; una rebosante comida de ternera a la parrilla sobre el fuego es siempre y en todo momento lo más importante.

5. Colonia del Sacramento, Uruguay

Buganvillas en el casco histórico de Colonia del Sacramento, Uruguay
Buganvillas en el casco histórico de Colonia del Sacramento, Uruguay
En menos de una hora, puede viajar en ferry a través del ancho Río de la Plata cara Uruguay y la preciosa urbe colonial de Colonia del Sacramento. Va a deber llevar su pasaporte, mas las formalidades fronterizas son pocas y los funcionarios de aduanas de los dos países comparten una sola oficina, donde solo se detendrá escuetamente.Pasee (o bien viaje en un carro de golf simple de arrendar) por las sosegadas calles adoquinadas de la urbe más vieja de Uruguay, fundada por los portugueses en mil seiscientos ochenta, para poder ver las edificaciones coloniales pintados. El centro histórico de Colonia ha sido nombrado UNESCO lugar de Patrimonio Mundial.El primordial atrayente turístico es el propio pueblo, si bien se halla la Basílica del Sanctísimo Sacramento, que comparte un solo billete con múltiples pequeños museos. Cerca de la basílica, busque Calle de los Suspiros, una calle de pintorescas y coloridas casas construidas hace más de doscientos cincuenta años. Uno de ellos es ahora una galería de arte y en su interior se pueden ver los detalles de la construcción.Portón del Campo Es una puerta construida en mil setecientos cuarenta y cinco, cuando la zona estaba regida por los portugueses. Desde lo alto de El Faro, un faro que se eleva sobre las ruinas de piedra de un viejo convento, puede conseguir una vista de trescientos sesenta ​​grados de la urbe y su península que se extiende cara el Río de la Plata.

6. La Plata

La Plata
La Plata
La Plata, la primera urbe absolutamente planeada de América del Sur, fue desarrollada como la capital de la provincia y empezó en mil ochocientos ochenta y dos. Si bien la urbe prosigue un plan geométrico consistente de una cuadrícula de calles con avenidas diagonales regulares, las edificaciones gubernativos reflejan múltiples estilos arquitectónicos diferentes.Esta pluralidad, aparte de los parques que llenan plazas cada 7 cuadras, hace de La Plata una urbe interesante para recorrer. La catedral neogótica es famosa por sus treinta y siete vidrieras francesas y alemanas.La Museo de la plata, un museo de arqueología y ciencias naturales, es considerado el mejor de América del Sur, con exhibiciones de momias egipcias y reliquias de tumbas; reconstrucciones esqueléticas de dinosaurios; etnias precolombinas; y especímenes montados de aves, animales, reptiles y también insectos.En el Parque Pereyra Iraola de seiscientos hectáreas hay un observatorio y un zoológico. La Playas de Punta Lara, a poca distancia del centro, son populares para hacer deportes acuáticos, como windsurf y candela.

7. Aprendiendo a jugar al polo en Puesto Viejo Estancia

Polo en Argentina
Polo en Argentina
Argentina es prácticamente tan famosa por el polo como por el tango, y puedes aprender los dos en un viaje acá. Los buses van a Cañuelas, o bien puede tomar un tour de un día que incluye transporte desde Buenos Aires de forma directa a Puesto Viejo Estancia.Tras un recorrido por el rancho y los establos con un profesional del polo, vas a montar un caballo para aprender el arte del polo. Las lecciones se amoldan al nivel de experiencia, desde principiantes hasta especialistas.Entre las 2 lecciones hay un almuerzo tradicional argentino, y a lo largo de la época de polo, de septiembre a mayo, ya antes de volver a la urbe, va a ver a los miembros del club de polo y a los profesionales jugar un partido. Todo el equipamiento básico está incluido.

Dirección: Cañuelas, Buenos Aires, Argentina

Sitio oficial: http://puestoviejoestancia.com.ar

8. Tandil

Tandil
Tandil
Al sudeste de la ciudad de Buenos Aires, Tandil se halla en la pampa, donde las granjas circundantes están apoyadas por las montañas de la Cordillera El Tigre. La combinación de pastizales, riachuelos y montañas desgastadas lo transforma en un buen centro para actividades al aire libre, singularmente ciclismo de montaña, ala delta, kayak, paseos a caballo y escalada en roca.Justo al sur de la urbe, el Reserva Natural Sierra del Tigre es un área natural de colinas rocosas famosa por sus flores silvestres de primavera.A mediados del siglo XIX, Tandil atrajo a múltiples inmigrantes de Europa, singularmente de Italia, España y Dinamarca. Su repercusión aún es evidente el día de hoy en las cocinas que llevaron consigo.La agricultura local y estas tradiciones alimenticias se han combinado para hacer de la urbe un centro de productores de comestibles especializados, singularmente quesos y embutidos, que son bien conocidos en toda Argentina. Conozca esta rica herencia de inmigrantes en el Museo Tradicionalista Fuerte Independencia.

9. Mar del Plata

Coloridos barcos de pesca en el puerto de Mar del Plata
Coloridos navíos de pesca en el puerto de Mar del Plata
Mar del Plata, un sitio de vacaciones de playa con descaro de clase trabajadora, está atestado en el primer mes del año y febrero, el verano de Argentina, mas todo continúa abierto a lo largo de la época baja, que es el mejor instante para ir.Así como sus grandes playas urbanas hay dunas y barrancos rocosos para explorar y ocasiones deportivas que incluyen ciclismo, parapente, candela, surf, windsurf, buceo y pesca. Puede hacer esto último desde los muelles o bien en una excursión de pesca deportiva de un día.Con una enorme flota de coloridos navíos de pesca, Mardel, como lo llaman los lugareños, es el sitio para los mariscos frescos, que se sirven en los restaurants que bordean el puerto. Busque los leones marinos acá asimismo, y la querida escultura de los leones marinos en el camino marítimo.