Saltar al contenido

Andorra en imágenes: 14 hermosos lugares para fotografiar

Aunque es uno de los países más pequeños de Europa, cubre solo cuatrocientos 68 kilómetros cuadrados y tiene una población de 77 con cero almas, Andorra ofrece un sinfín de ocasiones fantásticas para aquellos que intentan lugares bellos para retratar. Escondo entre Francia y España, este pequeño principado es donde encontrará algunos paisajes más espectaculares de la cordillera de los Pirineos, incluidos embriagadores pueblos en las laderas, exuberantes vales verdes y, como resulta lógico, picos escarpados.

Las ocasiones para fotografías geniales (¡y selfies!) También son rebosantes en invierno. Andorra es un destino de esquí popular, y los días brillantes de invierno en las laderas garantizan extensas ocasiones para fotografías recordables para el álbum familiar.

Nota: Probablemente ciertas empresas estén cerradas temporalmente debido a inconvenientes recientes de salud y seguridad a nivel del planeta.

1. Andorra La Vella

Andorra La Vella
Andorra La Vella

El increíble entorno montañoso de la capital de Andorra, Andorra la Vella, lo convierte en un impresionante telón de fondo para las fotografías de las vacaciones. De este modo sea que lo visite en primavera, verano, otoño o invierno, este atrayente paisaje urbano se puede explorar fácilmente a pie, con excelentes vistas y ocasiones para tomar fotografías en todo momento.

Las cosas populares para hacer aquí incluyen explorar la calle principal de Andorra la Vella y visitar la Casa de la Vell del siglo XVI al paso que aprieta un tanto de compras al mismo tiempo.

2. Sant Esteve, Andorra la Vella

Iglesia de Sant Esteve en Andorra la Vella
Iglesia de Sant Esteve en Andorra la Vella

Asegúrese de incluir la Iglesia de Sant Esteve (Església de Sant Esteve) en su lista de “visitas obligadas” en Andorra la Vella. Esta increíble iglesia medieval del siglo XII es tan digna de retratar por la parte interior como por fuera, de manera especial por el hecho de que ha sido plenamente restaurada. El mejor momento para apresar la iglesia en una foto es la primavera o el verano, cuando los macizos de flores y las flores circundantes están en su apogeo.

3. Mirador Roc Del Quer

The Ponderer en Mirador Roc Del Quer
The Ponderer en Mirador Roc Del Quer

Las vistas desde el mirador del Mirador Roc Del Quer de Andorra son simplemente increíbles. Suspendido a quinientos metros sobre el fondo del val cerca de Canillo, las fotografías y selfies que se toman aquí son aún más recordables gracias a la adición de una escultura llamada El Ponderer, que se sienta en el precipicio contemplando las increíbles vistas sobre esta parte de los Pirineos.

4. Ordino

Café en el casco antiguo de Ordino
Café en el casco viejo de Ordino

En el atrayente casco viejo de Ordino, asemeja que cada calle es digna de una fotografía. Sin embargo, ciertas mejores tomas se pueden lograr en el centro de esta pintoresca comunidad, con sus escandalosos cafés y pintorescas escenas callejeras. Levanta una silla, toma un café y deja fluir tu creatividad al paso que te sumerges en el paisaje y observas a la gente.

5. Val de Incles

Incles Valley en el otoño
Incles Valley en el otoño

Un buen momento para visitar Andorra es en otoño. No solo hay menos turistas, sino más bien se abre una experiencia turística plenamente nueva conforme captura los hermosos colores otoñales del país. Un lugar preferido tanto para fotógrafos serios como casuales es el bello Val de Incles (Val de Incles), popular por su increíble río alimentado por glaciares y como telón de fondo de montañas.

6. Estanys de Tristaina

Lago en Estanys de Tristaina
Lago en Estanys de Tristaina

Estanys de Tristaina es otra zona de infrecuente belleza natural en Andorra que solicita ser explorada. Una zona de altas montañas y paisajes deslumbrantes, es de manera especial entretenida para aquellos que disfrutan del senderismo, con sus rebosantes lagos naturales que son el escenario ideal para descansar y tomar una fotografía (o dos). Hay una pluralidad de opciones de caminos libres, incluidas opciones simples recomendables para aquellos más interesados ​​en un camino informal que en una travesía dura.

7. El Puente de Margineda

El Puente de Margineda
El Puente de Margineda

Ubicado en las afueras de Andorra la Vella, el romántico Puente de Margineda (Pont de la Margineda) es uno de los lugares para tomar fotografías de bodas más populares del país. Con una extensión de 33 metros sobre el río Valira, este increíble puente, construido hace cientos de años durante la época medieval, es imprescindible en su recorrido de viaje a Andorra.

8. Vía Ferrata Canal del Grau

Escaladores en Via Ferrata Canal del Grau
Escaladores en Vía Ferrata Canal del Grau

Gracias a su entorno montañoso, Andorra se ha transformado en un destino muy popular para quienes disfrutan de los viajes de aventura. Para los escaladores experimentados, la Vía Ferrata Canal del Grau cerca de Canillo ofrece una pluralidad de rutas desafiantes, que cambian en duración desde treinta minutos hasta unas pocas horas. Aquellos nuevos en el deporte deben apreciar la posibilidad de lograr una visita guiada que incluya ciertas lecciones de escalada en roca.

9. Vallnord

Ciclista de montaña disfrutando de Vallnord
Ciclista de montaña disfrutando de Vallnord

Si bien sus picos montañosos están llenos de esquiadores y practicantes de snowboard en invierno, cuando llega el verano, los complejos turísticos de Andorra cambian de marcha. Durante los meses más cálidos, los visitantes asisten en masa a centros turísticos populares como Vallnord para realizar actividades al aire libre como senderismo, ciclismo y escalada.

¿Interesado en pasatiempos más apacibles? Entonces, simplemente dé un camino por un camino del complejo turístico (las vistas son de la misma manera increíbles), pase el rato a la vera de la piscina o disfrute de la famosa hospitalidad de la zona en sus rebosantes restoranes.

10. Complejo Termal de Caldea

Complejo Termal de Caldea
Complejo Termal de Caldea

En cuanto al tema de la relajación, da la casualidad de que Andorra la Vella alberga el mejor spa del país. El ultra-chic Caldea Thermal Complex, el complejo de spa más grande de Europa, ofrece mimos interiores y exteriores en sus cálidas piscinas ricas en minerales, como saunas y un área solo para adultos. Su atrayente diseño moderno también es un atrayente para aquellos que disfrutan tomando fotografías de una arquitectura impresionante.

11. Iglesia de Sant Marti de la Cortinada

Iglesia de Sant Marti de la Cortinada en invierno
Iglesia de Sant Marti de la Cortinada en invierno

Situada en un pintoresco pueblo llamado La Cortinada, la iglesia de Sant Martí de la Cortinada es otro lugar romántico para una fotografía recordable. Si bien los embriagadores frescos románicos de este edificio del siglo XII son populares para aquellos interesados ​​en la fotografía de interiores, es el exterior de piedra de la iglesia lo que realmente llama la atención.

12. Les Escaldes

Sendero acogedor en Les Escaldes
Sendero agradable en Les Escaldes

Dar un agradable y apacible camino, cámara en mano, es sin duda de las mejores cosas que hacer en la localidad andorrana de Les Escaldes. Ubicada a solo unos minutos en auto de Andorra la Vella, esta atrayente comunidad cuenta con una red de caminos y calles que lo llevarán a un sinfín de edificios viejos dignos de fotografías y vistas increíbles de las montañas de los Pirineos.

13. Valira d’Orient

Río Valira d'Orient en La Cortinada
Río Valira d’Orient en La Cortinada

Mientras que algunos mejores paisajes invernales de Andorra se pueden disfrutar en las pistas de esquí, la llegada de la nieve añade otra dimensión a las ciudades y pueblos más bonitos del país. Un lugar preferido para hacer turismo en invierno es a lo largo del río Valira d’Orient en el pueblo de la Cortinada, cuando la nevada fresca hace que la escena recuerde a una tarjeta de Navidad.

14. Iglesia de Santa Coloma d’Andorra

Iglesia de Santa Coloma d'Andorra
Iglesia de Santa Coloma d’Andorra

La Iglesia de Santa Coloma d’Andorra es otro jalón histórico imprescindible en Andorra. Partes de este patrimonio prerrománico se remontan al siglo VIII. Esto, como su embriagador entorno en la ladera de la montaña, ha asegurado que la vieja iglesia se haya transformado en uno de los lugares más conocidos para tomar fotografías en el país.