Saltar al contenido

Playa Berruguete en Canarias

Playa Berruguete en Canarias

¿Te gustan las playas tranquilas y poco concurridas? Si es así, quizás te interese conocer la Playa Berruguete, una de las playas más desconocidas de Canarias. Esta playa se encuentra en el municipio de El Rosario, en la isla de Tenerife, y tiene una longitud de unos 300 metros. Su arena es oscura y gruesa, y sus aguas son cristalinas y calmadas. Es una playa ideal para relajarse, tomar el sol y disfrutar del paisaje.

La Playa Berruguete está situada cerca de la aldea Costanera y de la localidad La Suerte del Espino, y se puede acceder a ella por un camino de tierra que parte desde la carretera TF-1. No hay servicios ni infraestructuras en la playa, por lo que se recomienda llevar todo lo necesario para pasar el día. Tampoco hay mucha sombra, así que es conveniente protegerse del sol con crema, gorra y sombrilla.

La Playa Berruguete es una playa poco frecuentada por los turistas y los locales, por lo que ofrece mucha tranquilidad y privacidad. Es un lugar perfecto para desconectar del estrés y del ruido de la ciudad, y conectar con la naturaleza y el mar. Además, desde la playa se puede disfrutar de unas bonitas vistas de la costa y de las montañas cercanas.

Si te animas a visitar la Playa Berruguete, te recomendamos que aproveches para conocer también otras playas cercanas, como la Playa de la Nea, la Playa de Santa Ana o la Playa Boca Cangrejo. Todas ellas son playas naturales y poco masificadas, donde podrás disfrutar de la belleza y la diversidad de Canarias.

La Playa Berruguete es una joya escondida en Tenerife, que merece la pena descubrir si buscas una playa diferente y tranquila.

Te puede interesar:  Las 10 mejores playas de la Costa Brava

¿Te apuntas a visitar la playa Berruguete?

Playa Berruguete es una playa de arena negra y piedras situada en el municipio de El Rosario, en la isla de Tenerife. Algunas características de esta playa son:

  • Tiene una longitud de unos 300 metros y una anchura media de 20 metros.
  • Es una playa poco frecuentada y tranquila, ideal para relajarse y disfrutar del paisaje.
  • No cuenta con servicios ni equipamientos, por lo que se recomienda llevar todo lo necesario para la estancia.
  • Se accede a ella por un camino de tierra que parte de la carretera TF-24, cerca del mirador de La Esperanza.
  • Está rodeada de acantilados y vegetación autóctona, lo que le confiere un gran valor ecológico y paisajístico.
  • Es una playa apta para el baño, aunque hay que tener precaución con las corrientes y las olas.
  • Es una playa recomendada para los amantes de la naturaleza y la tranquilidad, así como para los practicantes de senderismo y pesca deportiva.
Votar post